“Aprendí a sumar y a restar con la venta de tortilla”

Jeimy Pineda, estudiante de cuarto grado de la escuela Santa Clara de Asís, ubicada en la colonia Ramón Amaya Amador, en Honduras, comenta que las matemáticas las aprendió con la venta de tortillas que hay en su casa y gracias al Programa Educativo “Una Computadora por Niño” ha mejorado el negocio familiar.

Jeimy es una estudiante excelente, con 93 de promedio en sus calificaciones. Ella ayuda a su madre en la venta de tortillas para sostener a su familia, porque considera que esa es la forma en la que pueda aportar económicamente.

“Aprendí a sumar y resta con la venta de tortillas, pero la ayuda de la computadora XO me facilitó el aprendizaje en matemáticas ahora también puedo multiplicar y dividir. Una de mis actividades preferidas es TuxMath, también me gusta Navegar, porque investigamos sobre diferentes temas como: los seres vivos, sinónimos y antónimos, tiempos de verbo y juegos de verbos”, afirma Pineda.

A pesar de ser una niña que presentan dificultades económicas, ha tenido grandes logros académicos, destacando entre todos sus compañeros, especialmente en matemáticas.

La familia de Jeimy es muy unida. Cuando ella cierra sus cuadernos y su XO, sale de la escuela y va a casa a mostrar a sus padres lo que hizo en clases y apoyarles en la venta de tortillas.