Empresa americana apoya la educación en Nicaragua

La Libertad (182)

*Uno de los distribuidores más grandes de alimentos de Estados Unidos, fue contagiado por el amor a la educación de los niños y niñas de Nicaragua y decidieron beneficiar a dos escuelas en La Libertad, Chontales.

(La Libertad, Chontales, octubre 2014) Gracias a Quirch Foods, uno de los más grandes distribuidores de alimentos de Estados Unidos, las escuelas Hermyda Flores Gutiérrez y San Marcos, ubicadas en La Libertad Chontales, se incorporaron al Programa Educativo “Una Computadora por Niño”, que implementa Fundación Zamora Terán. Las gestiones para hacer esto posible fueron realizadas por el Matadero Central, MACESA.

Con los 176 niños y 8 maestros de ambas escuelas, el Programa Educativo ha beneficiado a 1,882 estudiantes y 71 docentes en Chontales, en los municipios de Juigalpa, Cuapa, Acoyapa y La Libertad.

“La educación es lo más importante que podemos apoyar. La Fundación Zamora Terán nos dio la oportunidad y nosotros seguimos adelante con ellos. Estos muchachos van a aprender cosas increíbles”, comentó Frank Grande, Presidente de Quirch Foods.

La donación fue posible gracias a las gestiones del Matadero Central (MACESA), quienes convencieron a sus compradores de Quirch Foods de unir esfuerzos con Fundación Zamora Terán, para implementar el Programa Educativo “Una Computadora por Niño” en escuelas de Chontales.

“Este contagio es posible por la emoción que les transmitimos a ellos y por los resultados del programa. Esto no se trata de entregar una computadora, va más allá. Es un programa integral de educación. Tiene que ver con el trabajo, el esfuerzos de todo, el éxito del programa en Nicaragua y los frutos que estamos viendo”, remarcó Silvia Sequeira, Vice gerente general de MACESA.

Durante su intervención Deimy Centeno, Delegada Departamental del MINED, hizo énfasis en la alianza que hay entre esta institución y Fundación Zamora Terán.

“En Chontales tenemos centros beneficiados en Juigalpa, Cuapa y Acoyapa, que se han desarrollado muy bien y se reflejan avances en la calidad educativa, no solamente con la computadora como herramienta educativa, sino con otros programas como el reforzamiento escolar”, aseguró Centeno.

En representación de los estudiantes beneficiados, el niño Yelvin Yidar Amador, de segundo grado de la escuela Hermyda Flores Gutiérrez, agradeció el apoyo a ambas escuelas. “Hay padres que no tienen dinero suficiente para comprarle una computadora a sus hijos y este es un apoyo para nuestros estudios”, expresó.