“Escogí Nicaragua”

Virginia Osorio origiIMG_0075naria de El Salvador, es la primera voluntaria internacional de la alianza entre Fundación Zamora Terán y la organización estudiantil de voluntariado internacional AIESEC (Asociación internacional de estudiantes de Ciencias Económicas y Comerciales, por sus siglas en francés).

Cuando le tocó indicar el país en el que quería ser voluntaria sonriendo dijo “escogí Nicaragua”. “No está muy lejos de mi país, es Centroamericano y la economía no era tan complicada también, respecto a nosotros también es bastante parecida y tenía que ver eso también”, relata Osorio.

Añade que además de la cercanía y el parecido de las economías de ambos países, su decisión la tomó porque le llamó la atención el Programa Educativo “Una Computadora por Niño” y el aporte que podía dar a su carrera que es Ingeniería en Sistemas Informáticos.

Al llegar a Nicaragua empezó conociendo la herramienta educativa XO. Primero las partes internas y externas y luego la historia de cómo llegaron a Nicaragua de la mano de Fundación Zamora Terán.

“Me explicaron las diferentes versiones de las XO y el segundo día ya tenía asignado qué iba a hacer en el Centro de Experimentación y Desarrollo de Software Libre (CEDSL)”, explica Virginia.

Durante su estadía de seis semanas Virginia apoyó en el CED en manuales para fortalecer la labor de Fundación Zamora Terán en el campo de innovación de la educación.

“La tecnología es la que hace que avancemos y que cambiemos los paradigmas que hay en la sociedad, cuando yo me di cuenta que había un Centro de Experimentación y Desarrollo me motivó mucho a querer cambiar paradigmas que tanto de Nicaragua como los que pueda cambiar con el aprendizaje que llevo a El Salvador”, afirma Virginia.

Mejorar la medición del impacto

Una de sus tareas en el CEDSL fue elaborar un manual sobre Tangerine, que se utilizará para recopilar datos y ver cómo están los niños y niñas en el área de lectura y lectura comprensiva y evaluar si les han ayudado las actividades de las XO.

“Con Tangerine nos permitirá aplicar EGRA (Early Grade Reading Assessment). Se recopilarán datos de cómo están leyendo y es un monitoreo que se sube a la nube y se descarga un archivo que se puede leer en una hoja de cálculo y ya se tienen los indicadores de las respuestas correctas e incorrectas”, detalla Virginia.

Con Tangerine se mejorará el monitoreo y evaluación del Programa Educativo “Una Computadora por Niño”, dejando de practicar los exámenes en papel y tener la facilidad de guardar los datos en la nube para descargarlos en cualquier lugar.

Un granito de arena para la robóticaIMG_0080

El otro manual en el cual Virginia trabajo es el de Scratch, para empezar a programar por bloque.

“El manual es para usar la picoboard que es una placa que adhiere al programa de Scratch para darle funcionalidad a los videojuegos o animaciones que se quieran hacer”, señala Virginia.

Esos son los primeros pasos para que los niños y niñas puedan practicar la robótica. “Esta picoboard tiene sensor de sonido, de luz,  de tacto que es un botón y una barra de desplazamiento y se le pueden agregar más sensores para ver cosas del ambiente por ejemplo como la temperatura, el PH de las frutas, de las verduras”, agrega.

Al finalizar su estadía de seis semanas Virginia afirma sentirse satisfecha con la labor realizada y al consultarle lo que se lleva además de los conocimientos dice “me llevo amigos, muchos amigos”.

Apoyando el Reparatón 2016

Como voluntaria de Fundación Zamora Terán, Osorio apoyó el Reparatón por la Educación “Tus manos reparan, ellos aprenden”, que se organiza en alianza con la Universidad de Managua (UdeM).

“Estuve en el Reparatón. Es cansado, pero pude ver la retribución al regresar las computadoras a los niños que estaban súper felices. Eso motiva a seguir trabajando.

Señala que en el CEDSL es más estar analizando y enfocando las ideas, un cansancio intelectual. “Cansancio físico fue más en el Reparatón”, dice sonriendo.