Había una vez… Una familia que comparte cuentos con niñez nicaragüense

*Su gusto por un cuento, luego por un escritor ha hecho posible que la familia Molina comparta libros con niños y niñas del país

IMG_8834

(Managua, Nicaragua. marzo de 2015) No todos los cuentos inician con “Había una vez…” Algunos comienzan con el gusto de una familia por una historia en particular. Este es el caso de la familia Molina Vargas. Álvaro Molina y su esposa Esther Vargas disfrutaban de narrar “La Jaula” a su hija Itzel, eso los llevó a buscar más copias de este libro y gracias a sus gestiones han logrado compartir diferentes textos con escuelas y bibliotecas del país.

Don Álvaro y doña Esther son dueños de la Hacienda Mérida, patrocinadores de la escuela Biblingüe de Ometepe, apoyando entre otros proyectos de aulas construidas con botellas recicladas. Hace tres años grabaron a su hija Itzel leyendo “La Jaula” y la subieron a YouTube.

Su gusto por esta historia los llevó a buscar más versiones del libro, por lo que contactaron a Legado, editorial en Costa Rica, quienes le detallaron que no tenían más versiones, pero le ofrecían libros de los mismos autores: Carin Heurlin-Spinelli.

Fue así que la pareja recibe 150 libros para niños que compartieron primero con los niños y niñas de Ometepe y luego con biblitecas del país.

Al conocer la historia y ver el video de Itzel los autores contactaron a don Álvaro y viajaron de Chile a Ometepe para traerle más ediciones para que pudiera continuar entregándolas en las escuelas.

Pero la historia no termina allí, en el desarrollo de este cuento la familia Molina gestiona que estos cuentos para niños sean incorporados a las XO; por lo que están solicitando a los autores el permiso para compartir las versiones digitales.

El final está por venir, pero hasta este momento aunque esta historia no iniciara con “había una vez” esta llena de moralejas, de amor por la niñez, por los cuentos, por la educación y de un gran deseo de compartir.