Los hogares se convirtieron en centros de mantenimiento

En tiempos de coronavirus se requieren medidas creativas y efectivas para seguir unidos construyendo nuevas rutas educativas que aporten al futuro de Centroamérica.

Bajo ese contexto el Área de Tecnología de Fundación Zamora Terán encontró la manera para seguir brindando mantenimiento a la plataforma tecnológica de una manera remota: mudarse a las casas de los colaboradores. Estas se convirtieron en nuevos centros de mantenimiento con la colaboración de los demás miembros del hogar.

Durante estas jornadas las familias de los colaboradores se continúan sumando al Programa de Voluntariado a través de los procesos de desensamblaje de las laptops XO, de una manera solidaria, creativa y efectiva.

¿Qué es el desensamblaje?

El desensamblaje es una estrategia de sostenibilidad que permite que las XO que ya cumplieron su vida útil (8 y 9 años), pasen por un proceso de desarme en donde se verifica cada uno de los componentes (electrónicos y no electrónicos) y se recuperan los que están en buen estado, todo esto para aprovecharlos como repuestos de las demás.
Este proceso ha garantizado un retorno de más U$ 30,000.00 procedentes de 500 laptops XO que estuvieron en campo más de 8 años en las escuelas beneficiadas por el Programa Educativo.

¡Mi abuelo se convirtió en voluntario!

Esta es la fantástica historia de Don Juan Francisco González, abuelo de José López, Asesor del Área de Tecnología, quien no perdió la oportunidad para tener un momento agradable en familia, mientras escuchaba las increíbles historias de su abuelo. Ambos aportan un granito de arena para la educación de nuestros niños y niñas.

“Él se acercó y me preguntó ¿Qué estás haciendo? después se involucró, realmente tuve tiempo de calidad con mi abuelo, todos los días me pregunta si vamos a desensamblar más computadoras”
José López, Colaborador de Fundación Zamora Terán

 

El COVID 19 no es motivo para dejar de enseñar, ni de aprender…