“Me gusta involucrarme y apoyar a los niños”

Mario Eleuterio Espinoza Ramírez
De sus 45 años, Mario Eleuterio Espinoza Ramírez, ha dedicado 24 a impartir clases. Su compromiso con el desarrollo de San Francisco Libre y de los niños de la escuela San Francisco de Asís va más allá de su labor docente. Él ha decidido apoyar en el mantenimiento de las XO y en organizar a la comunidad educativa para lograr que el Programa Educativo “Una Computadora por Niño”, se desarrolle de manera exitosa.

Relata que está entre los fundadores de la comunidad, le puso el nombre a la escuela, fue director por dos años y solicitó a los Rotarios que apoyaran como donantes, para incorporar a los niños y niñas al Programa Educativo.

“Estoy aprendiendo con los alumnos a manejar computadora y es bonito porque a se ven más motivados. Les digo a los muchachos que tienen que llevar las computadoras a la escuela, porque no traerla es como no andar lápiz”, cuenta Espinoza.

Como docente miraba las necesidades de los estudiantes cuando se les dañaba la computadora y eso lo llevó a tener curiosidad por los procesos de mantenimiento y reparación. Ahora puede apoyar a los niños, niñas y otros maestros.

“Los estudiantes tienen más confianza conmigo. Me gusta involucrarme y apoyar a los niños. Estoy impartiendo tercer grado. He reparado teclado y he estado pidiendo el apoyo de los maestros para mantener limpias las compus”, afirma Espinoza.

De las experiencias que más ha motivado a este maestro fue el día en que le prestó a su hijo la XO que tiene asignada y cuando regresó le contó el asombro de sus compañeros de clases, quienes “quedaron encantados”.

Contrario a lo que muchos opinan, el proceso de mantenimiento y reparación de las XO es sencillo, no es necesario ser técnico para llevarlo a cabo. De acuerdo a Espinoza “todo es cuestión de poner atención y mente a lo que se hace”.

“No me dio temor desarmar la XO, porque la primera vez que lo hice no me sobró ni una pieza y así supe que iba bien. Estamos limpiando las computadoras constantemente. Es importante que los padres de familia se involucren en la escuela. Nosotros como docentes y ellos como padres de familia nos toca la educación de los niños y niñas. Debemos involucrar a toda la comunidad, hacer un trabajo en conjunto”, recomienda el maestro.