“Me he sentido parte de la familia de Fundación Zamora Terán”

Liderazgo Multiplicador

IMG_9830Hazel Nazarena Rojas Gutiérrez, conoció Fundación Zamora Terán por las noticias, su curiosidad la llevó a buscar el sitio web de la organización y al ver que tenían Programa de Voluntariado se animó a llenar y enviar el formulario en línea.

Al poco tiempo fue llamada para formar parte del Programa Voluntarios en Acción de Fundación Zamora Terán y actualmente está por cumplir un año dentro de la organización a la que llama “familia.

Hazel tiene 21 años, estudia cuarto año de Mercadeo y Publicidad en la Universidad de Tecnología y Comercio (Unitec), ella es una de las voluntarias que apoya el Programa Educativo “Una Computadora por Niño”.

“Me sentía en familia y sentí que tenía que ser voluntaria para apoyar a los niños.

El primer día me enseñaron a diagnosticar las máquinas, me presentaron a los voluntarios y me dijeron que eran como una familia. Realmente me he sentido parte de la familia de Fundación Zamora Terán”, expresa Hazel.

Para ser voluntario Hazel considera que un joven debe de tener motivación, voluntad, pero sobre todo ese deseo de ayudar a los niños.

De recibir a dar capacitaciones

Para iniciar su voluntariado Hazel recibió capacitaciones en el área mantenimiento y reparación, ahora ella apoya a los nuevos voluntarios para que conozcan este proceso.

“Cuando llegué me dieron capacitaciones para aprender a dar mantenimiento a las máquinas y para atender la devolución de las computadoras en las escuelas. Ahora enseño a otros. Es clave la motivación y mantenernos animados como voluntarios”, afirma.

Su primer contacto con los niños

Hazel ha acompañado algunos procesos de devolución de computadoras, luego del proceso de mantenimiento y   reparación.

IMG_8262La primera vez que le entregué una computadora a un niño me sentí súper feliz, los niños me abrazaron. Me preguntaron que si era voluntaria y me dijeron que les gustaba la Fundación, que la amaban y me hicieron llorar de emoción.

Los jóvenes deben de incorporarse en labores de voluntariado. Fundación Zamora Terán necesita de nosotros, sentir nuestro amor y apoyo, para continuar el trabajo que hacen por los niños de Nicaragua.