“No es una gran empresa, lo grande es la labor que realizan”

LIDERAZGO MULTIPLICADOR
Gerald de Jesús Dávila Campos

P1070245  La primera vez que Gerald de Jesús Dávila Campos miró las XO fue en revistas que encontraba en sucursales de Banco LAFISE Bancentro y conoció la Fundación Zamora Terán, porque con su amigo Francisco buscaban un lugar para apoyar en vacaciones y la mamá de Francisco trabaja en el banco.

Gerald tiene 17 años, estudia Administración de Empresas en la Universidad Católica “Redemptoris Mater” (UNICA).  “Al terminar mi primer semestre en la universidad tenía un mes de vacaciones y como conozco a Francisco que es un gran amigo mío, él es de Managua y yo soy de Granada, ambos pensamos en algo para no desaprovechar las vacaciones y hacer algo interesante que nos ayude como futuros administradores que podemos ser”, relató.

Manifestó que al conocer la ayuda que la fundación brindaba a la niñez al proporcionar tecnología se animó a incorporarse en el programa de voluntariado. “Me gusta cómo ayudan a los niños con tecnología para que puedan desarrollarse en el mundo actual, que demanda saber al menos cosas básicas de computación”, señaló. .

La primera impresión fue el trato de otros voluntarios y colaboradores de la fundación. Aseguró que fue recibido “de la mejor manera”, y que sintió un ambiente “tranquilo, pasivo y más que todo como una parte de la gran familia que se tiene a diario y que se va formando”.

“Me imaginé una empresa enorme, pero las oficinas no son tan grandes, lo grande es la labor que realizan, desde las máquinaP1070244s que limpian, hasta las que se reparan y al final entregan productos que hacen felices a los niños y colabora con la economía y el desarrollo de nuestro país”, expresó.

Luego de conocer procesos como etiquetado, limpieza y mantenimiento, comentó que lo que más le gusta es armar y desarmar computadoras. Aunque confiesa que la primera vez no lo hizo tan bien. “Al comienzo da miedo, es normal que la primera vez te sobren tornillos, pero hay personas que te apoyan hasta que aprendes a hacerlo bien”, dijo.

Después de dos semanas de práctica Gerald se destacó entre los voluntarios y empezó a apoyar a otros para que conocieran los procedimientos que él aprendió.

“Se siente súper genial, porque fue un cambio rápido, pero grandioso a la vez. Para mí que iba a ser complicado el trabajo, pero cuando le fui agarrando, entendiendo cada componente ya se me hizo fácil compartir mis conocimientos con los otros. En la universidad se tiene vida social, pero aquí a pesar de ser Granada que es lejos, tengo una gran cantidad de amigos. Les puedo hablar a todos y tenemos una gran relación de hermandad”, afirmP1070247ó riendo.

Sobre el aporte que el voluntariado da a la carrera de administración remarcó que la administración se trata de ver el procedimiento más básico de la materia prima a un producto final y al apoyar el Programa Educativo “Una Computadora por Niño” se conocen las diferentes partes, el cuido de las computadoras y el producto final que son las XO. “Aquí puedo ver la parte de producción y la parte de Recursos Humanos, cómo la gente sociabiliza y se trata en el trabajo y así poder estar apto para un ambiente laboral”, finalizó.