“Impartir primer grado es una especialidad”

LIDERAZGO MULTIPLICADOR
Corina Petronila Morales

“Impartir primer grado es una especialidad”, así lo afirma la profesora Corina Petronila Morales, quien ha enseñado las primeras letras por más de ocho años.

La Profesora Corina Morales imparte primer grado en el Colegio Enmanuel Mongalo de Managua. Ella inició su labor docente gracias al apoyo de una directora que al ver que no podía aguantarse el lampazo le dio la oportunidad de estudiar y llegar a ser maestra.

“Vengo de una familia de 12 hermanos y a los 12 años empecé a trabajar. Mi hermana trabajaba en el colegio Bambi, junto al Latinoamericano, que se llamaba Fabre. La directora me vio chavalita, trabajé como 15 días, pero me costaba cargar el lampazo y mi hermana me ayudaba, pase como seis meses. La directora me preguntó si quería estudiar. Me mandó al Alesio Blandón. Saqué mi secundaria y salí titulada de maestra de ahí”, relata Morales.

Para recibir el título de maestra fue evaluada por el Ministerio de Educación y recibió una calificación de 95. De acuerdo a Morales, la clave para recibir esta nota fue el uso de material didáctico y la creatividad al usar estrategias como el canto.

Como ya tenía el título de maestra, la directora del Colegio Latinoamericano le solicitó que impartiera preescolar y desde ese momento no ha dejado de enseñar.

Además de preescolar ha dado quinto y sexto en modalidad multigrado, pero su mayor experiencia es con primer grado.

Como maestre de primer grado participó en el taller del método Fonético, Analítico y Sintético (FAS) que implementa el Ministerio de Educación para la enseñanza de las primeras letras.

“Este método trabaja con el sonido como enlace de las sílabas y eso facilita que los estudiantes lean con más rapidez y fluidez. Con la ayuda de los padres los niños en tres meses aprenden con ese método. Se les enseña la letra cursiva, los dos tipos de letra. Se diferencia la leída rápida, la división de sílabas y el sonido de cada una de las letras”, explica Morales.

Señala que el método FAS requiere de mucho material y en este caso es importante apoyarse de nuevas tecnologías. “En primer grado es una especialidad. Parece fácil, pero el maestro debe de preocuparse para buscar la técnica, la forma en la que el niño aprenda. Debe ingeniarse para que el estudiante se desarrolle. La mayor alegría en primer grado es que aprendan a leer y escribir lo más pronto posible, porque ambas cosas van de la mano”, remarca.