Primeras letras que cambian vidas

“Moisés dónde está la E”, pregunta Heriberto Méndez. Acto seguido Moisés toma la mano del oficial educativo de Fundación Zamora Terán y la dirige a la E que aparece en la XO.

Moisés tiene parálisis cerebral, estudia primer grado en la escuela Base Enmanuel Mongalo y Rubio de León, incorporada al Programa Educativo “Una Computadora por Niño”, a principios de 2015, gracias al apoyo de Global Commodities, TECNASA y Agrícola El Hormiguero.

De acuerdo a su maestra, Lorena Orozco, antes de que llegaran las XO a la escuela Moisés no tenía desarrollado el lenguaje, solo mencionaba algunas palabras.

IMG_3363“Nunca había tocado una computadora, no se había familiarizado con una. A raíz de que hemos estado implementando el Programa Educativo con las XO Moisés aprendió a identificar vocales, menciona palabras, se relaciona con sus compañeros y como su problema es motriz los chicos me ayudan con él”, explica Orozco.

De acuerdo a la maestra de primer grado, trabajar con Moisés ha sido “un reto y una bendición de Dios”. Orozco trabajó en una escuela de educación especial y contaba con experiencia para atender este caso, pero admite que en un principio tuvo temor de no saber, por ejemplo, cuándo el niño quería ir al baño. “Al comienzo tenía miedo porque no sabía cómo iba a hacer para saber si él quería ir al baño, pero Moisés ha desarrollado esa parte del lenguaje, dice Pipi, a mí me dice mamá. Los muchachos adoran a ese niño. Cuando no viene porque tiene terapia los niños están preguntando con él. Lo quieren y lo apoyan”, relató.

Apoyo de familia es fundamental

En el desarrollo de Moisés ha sido fundamental el apoyo que la familia le brinda para que continúe aprendiendo en casa.

Rafael, el hermano de Moisés cursa sexto grado tiene una XO y sabe cómo usarla, además le ha enseñado a su mamá, para juntos apoyar al niño en el aprendizaje de sus primeras letras.

“Yo lo pongo a ver las palabras, las vocales. En el abecedario salen unos animales, yo le pido que diga cómo se llaman los animales. Antes él no decía palabras, ahora habla más. Yo ocupo mi computadora con las tareas que me deja la profesora. Siento que con la compu he aprendido más porque la he usado bastante para hacer tareas y para jugar con los números y con las palabras”, comentó Rafael.

La mamá de Ismara Silva,  relató que Moisés ha aprendido a hablar con la XO, porque aprende palabras en la computadora. “Me sorprendí cuando miré que ya conocía las letras, que platica. Moisés pide que le enciendan la computadora para trabajar en ella”, expresó.

Transformación educativa

El Programa Educativo “Una Computadora por Niño” ha cambiado la vida de la familia de Moisés, porque los ha unido, ha transformado la educación en la escuela y llevado alegría a la comunidad.

“Como maestra también he cambiado la preparación de clases. Me facilita el trabajo porque ahí elaboro las guías para trabajar con ellos, se las paso y además pueden adelantar en casa. Ellos manipulando la computadora aprenden mejor”, remarcó la Profesora Lorena.

Carlos Abaunza,  representante de Agrícola El Hormiguero, realizó un recorrido por la escuela y se mostró sorprendido con los resultados obtenidos.

“Para el poco tiempo veo un avance increíble. Esperaba ver menos, pero pude ver varios niños que ya manejan la computadora, más con los de primer grado porque ya están identificando las letras y la profesora nos dice que el avance es notorio. En el caso de sexto grado fue increíble ver cómo buscaron en la enciclopedia un tema y después lo discutieron y sacaron conclusiones con la profesora”, afirmó Abaunza.

Agregó que con el Programa Educativo los estudiantes abren la mente. “Provoca diferente actitudes, se aprende más rápido y mejor, más intensamente y eso va a tener un resultado increíble en la comunidad”, agregó.